¿Qué debe saber antes de hacerse autónomo?

En España, diariamente 137 ciudadanos se hacen autónomos, una modalidad laboral que puede tener sus ventajas, pero también sus inconvenientes. En el presente texto pasaremos a explicar qué hacer para convertirse en trabajador por cuenta propia.
Qué saber para hacerse autónomo, puede resultar definitivo para el interesado. El dato anteriormente indicado parte la Asociación de Trabajadores Autónomos, asociación que vela por los intereses de profesionales cuyas iniciativas pueden desarrollarse con éxito o, por el contrario, quedar en nada.
Lo cierto es que, dado que el trabajo asegurado o fijo es un objetivo cada vez más difícil, el ser freelancer o autónomo se presenta como una alternativa para millones de españoles y, para empezar con buen pie, hay que iniciar las tramitaciones requeridas por la Administración.
Dando por hecho que el interesado ya tiene claro a qué quiere dedicarse y cómo hacerlo, habrá de cumplir una serie de requisitos legales. El primer paso pasa por Seguridad Social y Hacienda.

Hacienda y seguridad social

Primeramente a Hacienda y, luego, a la Seguridad Social, habrá que acudir para darse de alta en el régimen de autónomos. En Hacienda, se le facilitará al demandante los documentos a rellenar: los modelos 036 y 037. A partir de aquí, habrá un mes de plazo para hacer efectiva el alta de autónomo en la Seguridad Social.

Tarifa plana de autónomos

Antes de entrar en lo que hay que pagar cada mes, así como en todo lo relativo al I.R.P.F., mencionaremos la tarifa plana. Se trata de una modalidad para hacer algo más fácil el acceso a personas que empiezan desde cero o prácticamente desde la nada. La tarifa plana supone pagar 60 € mensuales, monto que habrá de pagarse el primer año. Pasado el primer año, la cantidad mensual irá creciendo hasta llegar a la cantidad de 283 € al mes, que se mantendrá fija y ya para siempre. Se trata de una cantidad elevada, que a muchos trabajadores por cuenta propia puede echarles para atrás. A pesar de la tarifa plana, si pasado un año o dos, el negocio no es todavía rentable, el pago de casi 300 € al mes puede significar su conclusión.

Declaración trimestral del IVA

Aparte del abono mensual a la Seguridad Social, el autónomo deberá realizar una declaración de los ingresos, declaración que se realizará trimestralmente. En este caso, se cumple el calendario fiscal perteneciente al año 2019. Los impuestos que han de enfrentar los trabajadores por cuenta propia, están relacionados con el IVA y el IRPF. En el caso de ser autónomo reciente, o de haber pasado más de un año desde la baja de autónomo, se podrá disfrutar de un tipo reducido: el 7%; ello solamente durante el año de inicio de la actividad laboral, así como el bienio siguiente.

Capitalización del paro

Se trata de un modo de activar la actividad empresarial, siempre que el trabajador tenga derecho a paro. Si, por ejemplo, un ciudadano está en paro y desea comenzar una actividad laboral por cuenta propia, puede solicitar la capitalización del paro, o sea, que la cantidad que se le adeude le sea entregada de una vez o adecuándose a las necesidades de su negocio. Si el emprendedor tiene las cosas claras y está bien aconsejado, puede ser una estupenda manera de optimizar los recursos económicos durante las primeras etapas de la actividad.

Paro y bajas laborales

Son dos de los conceptos más controvertidos en este ámbito, puesto que muchas de las ventajas de no depender de terceras personas (empresas, contratos…), desaparecen en el momento en que el trabajador sufre un accidente laboral, una enfermedad laboral, no laboral, así como cuando cesa sus actividades y necesita cobrar el paro. Desde el 1 de enero de 2019, los autónomos podrán cotizar por las misas circunstancias que las personas contratadas o asalariadas. Según la nueva normativa, se tendrá también derecho a paro, así como a prestación por accidente o enfermedad laboral. Asimismo, el autónomo en estas condiciones, se verá en la posibilidad de formarse y reciclarse profesionalmente. En este caso, el profesional no deberá cotizar a la Seguridad Social desde el segundo mes de baja por incapacitación, cotización que deberá volver a cumplir una vez esté dado de alta.

Dudas frecuentes de autónomos

En cuanto a las preguntas habituales de los profesionales que se deciden a dar el paso de hacerse autónomos, encontramos si es posible que el trabajador se pluriemplee. Lo cierto es que sí es posible.

Además, se han reducido los costes de cotización a dos regímenes diferentes, gracias a bonificaciones promovidas desde la Ley de Emprendedores. En 2018, destacaron las devoluciones por exceso de cotización por parte de trabajadores autónomos, llegando hasta un 50%.
Otra de las dudas frecuentes de las personas que desean hacerse autónomas, es la relativa a deducción de gastos.
Estos gastos han de estar vinculados a la actividad económica. Deben figurar claramente mediante facturas o certificados que los interesados deberán guardar para presentar en su debido momento.

Hay personas que caen en la picaresca, aplicando gastos que no corresponden con las actividades laborales desarrolladas. En este sentido, hay que procurar no levantar suspicacias y cumplir con la ley. Los gastos deducibles pueden ser tanto de alojamiento como de carburante, recibos… También una comida de trabajo puede deducir gastos, aunque como ya hemos indicado, ha de tratarse de un gasto totalmente justificado.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE